Olaf Ladousse bouquet garni

Olaf Ladousse, ‘un tío de técnica antigua-analógica-moderna’

«Tenemos que alimentar la computadora con datos personales y compartirlos en la última plataforma para salir en el retrato de la época. Empecé este blog para propagar mis ocurrencias y promocionar mis fanzines. Desconozco el alcance de mi escupitajo de bites, pero llegó hasta Sevilla donde Manuel y Zacarías dispusieron su editorial para cerrar el círculo: fotocopias – blog – imprenta. Curiosa manera de conservar documentos publicados en la red. Si no les apetece tragar las 291 entradas del BlogOlaf, el “Bouquet Garni” les facilita la digestión con una selección de 320 páginas. Estará mejor editado, pero no es gratis». Así presenta el polifacético artista Olaf Ladousse en su blog, su libro Olaf. Bouquet Garni, fabricado por la editorial sevillana Barrett. Una recopilación necesaria que recoge la obra del peculiar artista, con un prólogo de su admirador y amigo Jordi Costa.

«Olaf Ladousse tiene nombre de vikingo y apellido de comuna francesa. O, mejor, Olaf tiene nombre de vikingo de tebeo y aspecto de pulcro marinerito de permiso que se endominga, Cinerama™mente yeyé, antes de embarcarse y naufragar en una isla del Pacífico que no sale en los mapas. Este belga de cuna y malasañero de adopción es, por tanto, muchas cosas a la vez, una confluencia de mensajes aparentemente contradictorios y, justo es reconocerlo, un milagro andante en forma de alegría portátil». Con estas palabras del crítico cultural y Director del CCCB, Jordi Costa, comienza Olaf. Bouquet Garni , poniendo por las nubes al creador y artista, o como él mismo se describe: «un tío de técnica antigua-analógica-moderna», Olaf Ladousse, que llega en medio de un consumismo que nos está arruinando poco a poco.

olaf ladousse bouquet garni
Cubierta del libro

Este libro en general, y Olaf en particular, son una experiencia visual en todos los sentidos y que bien podría ser multisensorial si, como lector, te dejas llevar por sus páginas y exploras cada uno de los pequeños tesoros que esconden las palabras y dibujos del artista.

Los textos que acompañan estas imágenes, están extraídos de las entradas de BlogOlaf en los últimos diez años, donde el autor se camufla escribiendo en tres idiomas diferentes que se mezclan y tejen el interior de esta mente olafniana, y es que una de las obsesiones de Olaf es tratar de confundir constantemente en las redes al algoritmo de Google.

Grabados y sellos de caucho hechos a mano a golpe de gubia, carteles reivindicativos, neones, fanzines, portadas inventadas de discos olvidados o instrumentos musicales creados por él mismo con objetos reutilizados y a los que llama doorags, serán solo algunas de las obras de arte elaboradas por este icono del arte underground de los años 90.

Doorag

Las ilustraciones del Tarot del mal rollo, los doorags usados como galardones en los Premios de la música independiente, la música o «Música ruidosa» creada con estos mismos instrumentos en su grupo Los caballos de Düsseldorf, o el fanzine ¡Qué suerte!, quizás el fanzine más antiguo que se publica hoy en España, autoeditado por él mismo desde 1992, y que cuenta en cada número con grandes figuras reconocidas del mundo del dibujo, no serán más que paradas en este recorrido que verá su fin en un eje cronológico que recopila el toda su obra y un trocito de su vida.

Este libro acredita a Olaf Ladousse como, en efecto, ‘un gran hombre’ (o, mejor, un gran niño eterno), el mejor partido para las suegras y uno de los más irreprochables modelos de conducta para aquellos jóvenes que le concedan a la alegría y al juego la justa importancia. Que es toda la importancia (por supuesto)

Jordi Costa

Olaf Ladousse lleva ventinueve de sus cincuenta y dos años viviendo en España. Nació en Bélgica y se graduó en la Escuela de Diseño Industrial de París. Viste moderno, con camisas de amplios y picudos cuellos y se peina con la raya a un lado para que el flequillo le caiga sobre su frente. A pesar de sus tres décadas comunicándose en español, conserva un fuerte acento francés.

El bouquet garni es un término culinario francés consistente en un ramillete de hierbas atadas con un hilo para aromatizar el caldo. Esperamos que el bouquet garni de Olaf os deje un buen sabor de boca.

*Nota de prensa

¿Te ha gustado?