fbpx

Paisajes benjaminianos de Antonio Aguilera (Ediciones del subsuelo, 2021) actualiza una serie de temas en Walter Benjamin para adaptarlos a la situación presente mediante la articulación de una filosofía que recibe aliento de la fotografía, con la intención de dejar que las cosas escriban por sí mismas.

Walter Benjamin aparece como un muro de palabras que ataca el muro de la cultura para hacer pensable lo que la soporta, lo perdido y lo esperanzador.

Alberto Aguilera

Antonio Aguilera reinterpreta la crítica de Benjamin a la noción de progreso, así como sus contribuciones sobre el papel de los nuevos medios de producción y de distribución intelectuales, para elaborar un concepto de experiencia de choque que pueda asumir la modernidad tardía. Por otro lado, elabora una crítica de las insuficiencias de la crítica ideológica, paso relevante para poder articular una política renovada. Se asume el impulso del coleccionismo para salvar la tensión entre teología y materialismo contra el fetichismo de la modernidad tardía, en una defensa de la detención de la locomotora de la historia.

Paisajes benjaminianos Antonio Aguilera

Paisajes benjaminianos despliega una teoría crítica de la sociedad moderna que apunta hacia un porvenir que no se entregue a la fatalidad antigua, escondida hoy bajo la piel de un postmodernismo relativista o del mero sobrevivir. El libro esboza discursivamente paisajes de la catástrofe que el ángel de la historia parecería contemplar con horror.

En un pueblo de esa Girona que fue el centro de la mística judía en el siglo XIV, la falsa tumba de Benjamin, con su nombre y sin sus restos, al lado del impresionante monumento en Portbou, fuera del cementerio, aparece como una alegoría inquietante que da una pista sobre cómo persona y obra han sido utilizados, y no precisamente para comprender su pensamiento.

Albeto Aguilera

Alberto Aguilera, nacido en Barcelona, ha impartido durante años clases de filosofía en
la Universidad de Barcelona, en las facultades de Filosofía, Filología, Bellas Artes y
Pedagogía. Es autor de un ensayo sobre antropología filosófica (Hombre y cultura,
Trotta, 1995), así como de numerosos textos de estética, crítica fotográfica, filosofía en
general y de la historia, filosofía francesa y lacanismo. Destaca su trabajo sobre la
Escuela de Fráncfort, con relevantes textos de interpretación de las filosofías de
Benjamin, Adorno, Horkheimer, Honneth y otros. Ha publicado introducciones a las
ediciones españolas de obras de Adorno, Benjamin, Horkheimer y Gehlen.