Hi How are you. The unfinished album. Daniel Johnston (Sept 83)

¡Hola! ¿Cómo estás? Soy Daniel Johnston

Daniel falleció el 10 de septiembre de un ataque al corazón. Tenía 58 años. Vivió la música, luchó contra el mal, buscó el amor verdadero.

Hi How are you/ Hola ¿Cómo estás? terminaría siendo la carta de presentación de Daniel Johnston. A través de su otro yo ficticio Jeremías, la inocente rana galáctica, acabó convirtiéndose en todo un icono gracias, entre otras cosas, a que el malogrado líder de Nirvana y fan declarado, Kurt Cobain, la paseó por todas partes en una camiseta.

Kurt Cobain con la camiseta de Jeremiah the Innocent

Pero ¿quién fue Daniel Johnston?

Daniel nació en 1961 en el seno de una familia fundamentalista cristiana. Fue un chico muy creativo. Siempre andaba filmando sus propios cortos en super 8, tocando el piano, grabando sus primeras canciones o dibujando. Podría decirse que, aunque creativamente inquieto, Daniel era un chico relativamente ‘normal’ desde el prisma de lo supuestamente ‘normal’, solo que al iniciar su etapa universitaria decidió probar las drogas y comenzó a sufrir episodios psicóticos.

En un intento desesperado de ‘salvarle’ sus padres decidieron enviar a Daniel junto a uno de sus hermanos para ver si trabajando se solventaba el problema. La aventura culminó en viajes y estancias breves entre viviendas de familiares y un altercado con la policía de NY por hacer unas pintadas en la estatua de la libertad. Un suceso que finalmente devolvió al chico a casa de sus padres con un nuevo deseo, ser famoso. Algo que casi consigue años más tarde apareciendo durante unos minutos en un programa de la MTV.

Esquizofrenia, Lo-fi y cintas de casete

En aquella época alejada de algoritmos y redes sociales comenzó a grabar sus propias canciones en un aparato Sanyo en cintas de casete que compraba con lo que le pagaban trabajando en el McDonald’s.

Daniel cuando trabajaba en McDonald's

Autoeditadas con su sello stress records, las regalaba a quien se mostrara algo interesado. Como Laurie, la chica que trabaja en una tienda de discos y que por lanzarle un beso se convertiría en su amor platónico. Alegóricamente, Laurie terminaría casándose con el empleado de una funeraria.

Aquellas cintas caseras no eran simples copias sino que albergaban las grabaciones originales de Daniel. Composiciones inocentes que contrastaban con el sonido desgarrador de su propia desesperanza. Casetes cuyas carátulas ilustraba a mano y que sin saberlo convertirían a Daniel en uno de los pioneros del Lo-Fi.

En 1985 consiguió aparecer durante unos minutos en un especial de la MTV sobre la escena musical en Austin, The Cutting Edge. En 1988 fue internado en un psiquiátrico tras agredir a Steve Shelley, el batería de Sonic Youth. Un par de años más tarde tras volver de tocar en un festival en Austin junto a su padre, piloto de las fuerzas aéreas de EEUU jubilado, sufrió otro brote psicótico. En pleno vuelo, Daniel le arrebató las llaves del aparato y las arrojó por la ventanilla. Ambos salieron ilesos de aquel incidente, pero tras aquel suceso volvió a ser ingresado.

Habla Daniel Johnston desde un hospital psiquiátrico, me dicen que estoy loco.

El documental The Devil and Daniel Johnston (Jeff Feuerzeig, 2006) fue premiado en festivales de cine y resituó a Daniel en la escena musical. Acercó al público la relación existente entre creatividad y problemas psicológicos al tratar de explicar la pugna de Johnston con el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Los personajes de sus dibujos nos conectan con esa entropía mental, su universo. Seres intergalácticos, Casper el fantasma, patos espaciales, ranas alienígenas, demonios y superhéroes… Un inusitado ejército de monstruos en un constante combate contra el mal.

En 2014 la editorial Sexto Piso editó un monográfico sobre su obra gráfica que reúne más de 100 ilustraciones del artista con textos del músico Jad Fair o Philippe Vergne, ex-director del Museo de Arte contemporáneo de Los Ángeles (MOCA), quien afirma acerca de Daniel que es ‘la figura por excelencia del marginal solitario… no necesita al “establishment” del arte, aunque, con toda seguridad, el “establishment” del arte necesita aprender de él y de su independencia feroz’.


Si no estás entretenido con algún tipo de arte, te vuelves loco… Si no tienes algo que te entretenga, acabarás confeccionando canastas en un psiquiátrico.

Daniel Johsnton en una entrevista en La Casa Encendida (2012)

True love will find you…

Acumuló adeptos del mundo de la música alternativa y underground. Entre ellos estaban el ya mencionado Kurt Cobain de Nirvana Jason Pierce de Spiritualized, Beck , Sonic Youth, Yo la tengo o Jeff Tweedy de Wilco, con quien realizó la que fue su última gira de 5 conciertos en 2017.

En Austin, la ciudad donde residió la mayor parte de su vida, se pueden ver algunos muros pintados por el artista. Allí se le rendia homenaje cada 22 de enero, la fecha de su cumpleaños, con el día del ‘Hi!, How are you?’. Una jornada en la que se invitaba a los habitantes de la ciudad a una conversación abierta sobre los desórdenes psicológicos. Existe además una fundación homónima creada con el apoyo del artista y su familia cuya misión, como explican en su página web, consiste en trabajar para eliminar el estigma en torno a este problema.

… In the end.

Daniel falleció el 10 de septiembre de un ataque al corazón. Tenía 58 años. Vivió la música. Luchó contra el mal. Buscó el amor verdadero.

Se ha habilitado un libro virtual de condolencias donde, si te apetece, puedes dejar algún comentario, pensamiento o recuerdo al artista. Ese entrañable friki casi outsider casi famoso.

“Daniel Johnston no era grande porque padecía trastorno bipolar, sino a pesar de ello”.

Harvey Pekar, guionista